Pequeño Nicolás le suplicó a su papa y a sus hermanas que ya no lo golpearan pero estos continuaron hasta matarlo

Este medio de comunicación ha obtenido más información del caso del pequeño Nicolás que murió por los golpes que le causaron sus hermanas mayores de 19 y 16 años de edad, así como su propio padre, en hechos que ocurrieron el pasado Viernes Santo en Matamoros en una vivienda de la Expofiesta Sur.

De acuerdo con información obtenida en exclusiva por EnlaceMx, proporcionada por fuentes oficiales que llevan el caso, se informó que las hermanas del pequeño Nicolás declararon que fue el niño el que les dijo que tenía un demonio.

Por ese motivo trataron de sacarle el espíritu maligno, para que ya no sufriera, según ellas, sin embargo, también salió a la luz que durante la tortura, el menor les mencionó a sus hermanas y a su padre Ausencio que ya se sentía mejor, que lo dejaran de golpear.

LA JOVEN DE 19 AÑOS PRESUNTAMENTE FUE LA QUE ORDENÓ QUE NO DEJARAN DE AGREDIR AL NIÑO

La hermana mayor de 19 años de edad, de nombre Raquel, le ordenó a la de 16 años y a su papá que continuaran, porque no era Nicolás el que hablaba, si no el espíritu maligno que lo tenía poseído y los estaba tratando de engañar.

Es por eso que los golpes continuaron hacia el indefenso niño a pesar de que les suplicó que ya no lo agredieran, esto en presencia de su mamá que no intervino ya que según ella tenía miedo que también la golpearan.

Se reveló a EnlaceMx, que al niño lo fueron a dejar a un baldío, después fueron por él, para luego llevarlo al IMSS donde fue dictaminado sin vida a causa de los golpes que le causaron en su estómago.

Por su parte la mamá expresó que a ella su esposo ya le había sacado un demonio, ademas reveló que su marido es una persona muy violenta y es por eso que le tenía miedo a él y también a sus hijas, por eso no denunció el maltrato que sufría.

Incluso la mujer presenta hematomas en todo el cuerpo. Ella está libre pero bajo investigación.

La mencionada familia acostumbraba a acudir a la iglesia presbiteriana que está a una cuadra de donde residen, según revelaron sus vecinos.

Mencionaron que todos los domingos asistían como una familia normal, incluso llegaron a decir que la mayor de las hermanas era un ejemplo a seguir para las jóvenes del templo.

VAN DIRECTO AL PENAL

El día de ayer un juez de control de detención ordenó la prisión preventiva para los acusados y la vinculación a proceso, el papá del menor por el delito de filicidio en el que podría alcanzar una pena máxima de 50 años de cárcel y una mínima de 25 años.

Mientras que las hermanas se fueron por el delito de homicidio.

La menor fue trasladada al tutelar de menores de la ciudad de Güémez, mientras que a Raquel y a su papá Ausencio los trasladaron al Centro de Ejecución y Sanciones (Cedes) ubicado en el Ejido Santa Adelaida de esta ciudad de Matamoros.

La menor podría recuperar su libertad en poco tiempo y es que no pueden sentenciarla a más de cinco años ya que así lo marca la Ley de Justicia para Adolescentes.

Por EnlaceMx